TIPOS DE YOGA

Expansión del Yoga

La confusión al hablar de tipos de Yoga tiene una razón: la expansión del Yoga por todos los continentes tiene un aspecto positivo, claro, pero también uno negativo.

Lo positivo es que, al popularizarse tanto, ha llegado a cualquier rincón del planeta. Es accesible para todo el mundo, presencialmente y online. Se estiman cientos de millones de personas que practican Yoga en el mundo.

Lo negativo es que se ha perdido “profundidad”, la esencia del verdadero significado del Yoga. En la mayoría de los casos ha quedado como algo superficial, con el énfasis puesto en las asanas o posturas de yoga y su forma de ejecución.

La típica pregunta

Cuando me encuentro con otros practicantes de yoga, suele ser habitual recibir la pregunta: “Y tú, ¿qué tipo de yoga haces?”, a lo que yo respondo: “Sí, sí, Yoga…”, y quien me pregunta debe pensar que estoy tonto, loco o que me falta un hervor…

Si hay ocasión, me explico un poco más. Entonces les digo que entiendo la pregunta que me hacen y que sé a qué se refieren, pero que como es una pregunta mal formulada, dar una respuesta sencilla sería un error.
Se refieren a qué estilo utilizo en mi práctica de asanas. Y con “estilo” (aunque equivocadamente lo llaman “tipo de yoga”) quieren indicar la popularización de un estilo concreto por un profesor de yoga que se haya hecho más famoso… Por ejemplo, Iyengar o Pathabi Jois.

Quienes hacen esta pregunta suelen “categorizar” los “tipos de yoga” diferenciando el Hatha Yoga, el Iyengar Yoga, Ashtanga Yoga, Kundalini Yoga, Yin Yoga, Yoga restaurativo, etc.

Todos esos son Hatha Yoga

En realidad, todos esos “tipos” de yoga a los que se refieren son estilos de prácticas de asanas que se han popularizado durante el siglo XX. Y todos son Hatha Yoga… Diferenciar Hatha Yoga de los anteriores indica un desconocimiento del Yoga… Espero no molestar con este comentario, pues soy consciente de que muchos de quienes lean esto estaban en este error, por mucho curso de Yoga que hayan realizado…

Pues ese es otro tema. El negocio de los cursos de formación de profesores de yoga ha proliferado tanto, en la India y fuera de ella, que tenemos abundancia de profesores (yo diría “monitores”) que se han quedado en lo superficial del Yoga. Hay abundancia de expertos y expertas en asanas y que al mismo tiempo desconocen la verdadera esencia del Yoga.

Conocer el Yoga

Conocer el Yoga verdaderamente requiere práctica, estudio, meditación… ¡¡y muchos años!!
Es necesario estudiar los Yoga Sutras de Patanjali, el Bhagavad Ghita y, al menos, algún Upanishad, junto con los textos medievales del Hatha Yoga (Hatha Yoga Pradipika, Gheranda Samhita, …), para tener una visión de conjunto y entender lo que supone de verdad sumergirse en el Yoga.

Entonces se descubre que, si hay que hablar de tipos de Yoga, sería más preciso referirse al Karma Yoga (Yoga de la acción), al Bhakti Yoga (Yoga de la devoción), al Jnana Yoga (Yoga del conocimiento), el Dhyana Yoga (Yoga de la meditación), …, denominaciones que podemos encontrar en los textos clásicos, o mucho más adelante, el Hatha Yoga, etc…,.
Y sin perder de vista que, en realidad, no son sino aspectos del Yoga, que es Uno, y se puede definir perfectamente como se hace en los Yoga Sutras de Patanjali: “Yoga es el aquietamiento (y posterior supresión) de las fluctuaciones de la mente”, con el fin de alcanzar el verdadero Conocimiento del Ser que somos, des-identificándonos de todo aquello que no somos, y alcanzando así la auténtica libertad, el estado de Samadhi o Kaivalya.

La práctica postural tiene su lugar, por supuesto, y es de gran importancia. Pero no es indispensable. Se puede hacer Yoga, ser Yogui, sin practicar asanas.

Desde “Objetivo Despertar”

En “Objetivo Despertar” quiero ayudar a dar una visión más amplia del Yoga.
He preparado cursos para profundizar en el entendimiento de sus textos más importantes.
Me dirijo especialmente a todos los profesores y profesoras de yoga, pues son quienes tienen la responsabilidad de dar a conocer todo esto. La formación prosigue durante toda la vida, no se acaba con los cursos que se centran sobre todo en asana. Yo mismo, tras 35 años en el Yoga, sigo estudiando y formándome, pues mientras más aprendo más me doy cuenta de lo poco que sé… El camino no tiene fin mientras estés viviendo sobre la Tierra. Siempre puedes seguir avanzando.

Reconocimiento

Habría que “desmitificar” a los profesores contemporáneos de Yoga, y tener en cuenta por igual a todos los que han contribuido en la popularización del Yoga de nuestros días. Por supuesto que debemos mucho a Iyengar, por poner un ejemplo, pero no existe un “Iyengar Yoga” más allá de un estilo particular de practicar asanas.
De hecho, André Van Lysebeth ha sido uno de los pioneros del Yoga en Europa, sus libros están traducidos a 50 idiomas, y no se habla del “Van Lysebeth Yoga”… Y estamos ante uno de los “grandes” del siglo XX.
Y en España, todos deberíamos inclinarnos ante Ramiro Calle por toda su labor en nuestro país. A él le debemos que se empezase a hablar seriamente del Yoga en televisión y que en España dejasen de considerarnos como una secta… Para mí estos dos últimos son grandes yoguis, y probablemente tienen (injustamente) menos consideración que Iyengar o Pathabi Jois.

Hasta aquí he mencionado a grandes profesores de Yoga que se han centrado en Hatha Yoga poniendo especial énfasis en las asanas.
Pero hay que tener en cuenta que un Maestro de Yoga es aquel que va a la esencia, que enseña el camino a la Liberación. Y algunos de éstos, por nombrar algunos del siglo XX son Sri Aurobindo, Ramana Maharshi, Krishnamurti, Anandamayi Ma, Sri Nisargadatta Maharaj, y muchos más, cada uno con sus características y formas de enseñar, pero que deben ser tenidos en cuenta por cualquier buscador serio en el Yoga.

Para terminar…

Para terminar, quiero resaltar la enorme importancia de leer y estudiar los textos clásicos del Yoga para entenderlo en profundidad. Si te gusta de verdad el Yoga, quieres practicarlo y/o enseñarlo, entonces es tu deber y tu responsabilidad conocer su esencia, lo que de verdad significa y el objetivo hacia el que de verdad te diriges, que no es otro que el “Despertar”.

Puedes encontrar más información acerca del curso online sobre los Yoga Sutras de Patanjali aquí: https://objetivodespertar.com/yoga-sutras-de-patanjali-curso/

Abrir chat
¿Tienes alguna pregunta?